top of page

Origen de la inspiración del tema “Salam Obatalá”

Salam Aleikum, Aleikum Salam

Muchas veces escuché a muchos cubanos saludar, “Nsala Malekun” a lo que el otro respondía “Malekun nsala”. Tenía claro que venía del saludo árabe, “Salam Aleikum, Aleikum Salam” cuyo significado es “que la paz esté contigo”.

Siempre me pregunté ¿porqué un saludo árabe en Cuba?...

De la cultura Bantú procede la costumbre del saludo Nsala Malekun, Malekun Nsala y también la práctica del Palo Mayombe y Palo Kimbisa en la Isla.

Los orígenes de estas prácticas tienen sus raíces en la cuenca del Congo de África central, en países como Nigeria, Zaire, Angola, Congo, Sambia y Namibia donde se hallan las tribus Bantú y desde donde un gran número de esclavos fueron traídos a Cuba y las Américas.

En 1841, se fundó la primera sociedad con personas procedentes de Nigeria y de las tribus Bantú. Esta se llamó Sociedad Abakuá la cuál dio origen a los linajes de Palo Mayombe y Palo Kimbiza.

La tradición Kimbiza fue implantada en Cuba por un alto sacerdote que tenía el título de Tata Nganga Nkisi Malongo, su nombre era Andrés Facundo de los Dolores Petit. No solo sacó adelante la primera casa Kimbiza sino que, también, fundó la primera sociedad de blancos en el linaje Abakuá en 1863 justo en la ciudad de Guanabacoa.

Le llamaron el Cristo de los Dolores, Mayombara Kimbiza Nuncatesia. Lo marginaron y condenaron por iniciar a los blancos en las tradiciones Abakuá y Kimbiza, acto que fue considerado una ofensa a los mayores de Mayombe. Sus enseñanzas quedaron y se fundaron muchos templos Kimbiza en esa época.

Kimbiza significa “superación”, la fe, la tradición, el respeto a la Madre Naturaleza y a todos sus atributos. Uniendo toda esa sabiduría de los pueblos Congo y Bantú, se forja el conocimiento de esta práctica. El respeto a los ancestros, los antepasados, utilizando las enseñanzas en el día a día, es la base de la iluminación personal. De esta manera puedes ayudar a los demás a encontrase y a su vez salvarlos.

A esta tradición en África no se le llama Palo, se le conoce como Yimbola y la practican los chamanes africanos. En gran parte de esos países, la clase dirigente es musulmana, por eso los rangos y los saludos en estas tradiciones pertenecen a costumbres musulmanas. De ahí “Salam Aleikum, Aleikum Salam”.

Es por eso también que los paleros utilizan el saludo. La Kimbisa se mezcla con creencias esotéricas, espiritualismo, catolicismo y regla de Osha (de la cultura Yoruba), a diferencia de la Mayombe que es estrictamente congo y no está sincretizada.

Al final, “Salam Aleikum”: “Que la paz sea contigo” invoca una paz profunda, el sosiego, la condensación de la calma en sí misma, el silencio de las mezquitas y de los desiertos. El tiempo detenido, el universo atemporal, la concreción del acontecer. Se recobra entonces el sentido de lo divino y la trascendencia de eso que llamamos “paz”.

Los Congos establecieron una relación entre “aleikum” (malekun) y una palabra que para ellos significa manos y “Salam” (Nsala) con movimiento, de alguna manera para ellos significa también “muevo mis manos” y la contestación es “las mueves conmigo”.

En Ifá, base del conocimiento de la religión Yoruba, el saludo aparece en uno de los signos, en Otura Melli, en un rezo que dice: ”alafia boruku olorun kokoibere abayiki sumajana salamalekun malekunsala angmo seda itana medina akana ibodunosatu omi ina kupa beleyo modun modun lodafun shango kaferefun male”...

Hay otros signos donde aparece la palabra Malekum, Maleku o Maleko. Incluso Changó, uno de los Orishas más significativos de la religión Yoruba, muy importante en Cuba, tuvo un hijo clarividente llamado Malekun (Obara Juani).

Es evidente que este saludo está relacionado con la entrada del Islam a la tierra de los Yoruba y de los Bantú a través de los musulmanes que se establecieron en el África Subsahariana en un momento determinado de la historia.

Es comprensible entonces que al pasar de unos territorios, lenguas y naciones a otros, “Salam aleikum, Aleikum salam se haya convertido en “Nsala malekum, Malekun salam”, el saludo más común del Palo y parte fundamental de sus ceremonias.

bottom of page